LA AESIA: TEJIENDO ENGAÑOS

TEJER UN ENGAÑO POLÍTICO ES ARTICULAR UNA RED DE FALSEDADES Y MANIPULACIONES PARA ALCANZAR OBJETIVOS OCULTOS, SOCAVANDO LA CONFIANZA PÚBLICA. IMPLICA ESTRATEGIAS ENGAÑOSAS QUE AMENAZAN LA INTEGRIDAD DE LOS PROCESOS DEMOCRÁTICOS. ELLO HA SUCEDIDO PARA PRIVAR A GRANADA DE SER SEDE DE LA AESIA

CÉSAR GIRÓN
JUNTOS POR GRANADA

El Tribunal Supremo ha esclarecido con su sentencia de 28 de noviembre de 2023, conocida el pasado día 18 de diciembre, que el gobierno de España se dedicó en cuerpo y alma en pergeñar una farsa con la que simular que adjudicaría la Agencia Española de Supervisión de la Inteligencia Artificial según criterios de objetividad, mérito y competitividad.

Hasta un total de 19 ciudades principales concurrieron a la convocatoria alentada por el ejecutivo, y en un proceso nada fácil de seguir, con la elaboración de una documentación difícil, propia del fin que se trataba de alcanzar, concitó el interés de 19 ciudades de nuestra geografía.

Finalmente, el concurso selectivo que fue convocado se resolvió generando un escándalo sólo

el concurso selectivo que fue convocado se resolvió generando un escándalo sólo comprensible en un gobierno de coalición como el de Sánchez

comprensible en un gobierno de coalición como el de Sánchez, que no ha sido ajeno en ningún momento a la polémica sino que, muy al contrario, ha porfiado en fomentar en numerosas ocasiones la controversia y el enfrentamiento como modo de obtener rédito político.

Que la AESIA fue adjudicada a dedazo, de modo arbitrario y sin sujeción a fundamento válido alguno, a la ciudad de La Coruña, por imposición de la ministra Calviño y con el apoyo de la otra vicepresidenta gallega, Yolanda Díaz, queda claro y patente en la sentencia del Alto Tribunal español. Ambas vicepresidentas, autoproclamadas adalides de la igualdad y la transparencia, no dudaron en saltarse todos los principios con los que se había efectuado la convocatoria en concurrencia competitiva y la opción de Granada, que era la mejor entre las tres finalistas seleccionadas, y le “otorgaron”, nunca mejor dicho, a la atlántica, por el mérito cuasi único de ser la capital provincial de sendas ejecutivas sanchistas.
Atrás quedaron pisoteadas todas las ilusiones despertadas en la sociedad granadina entorno a la obtención de la sede física de la AESIA, sobre la base de que Granada sabíase la mejor opción y la merecedora lógica de ser elegida, algo que no dudó en proclamar el propio informe barajado por la comisión asesora.
Mucho hemos batallado y explicado a lo largo de estas páginas sobre el arbitrario procedimiento de adjudicación de la agencia administrativa y del recurso que contra el Acuerdo de 5 de diciembre de 2022 hubo de interponer la sociedad civil de Granada, Juntos Por Granada, por la pasividad, tolerancia e injustificable connivencia y aceptación de los políticos granadinos, que al final, como siempre, llegaron tarde y a rastras a una impugnación que llegó meses más tarde, cuando la suerte ya estaba echada y retornar la decisión desviada era ya prácticamente imposible, a poco que se conozcan las dinámicas administrativas y jurisdiccionales.
Tejido el engaño, el tongo sacudió la confianza de todos los granadinos de bien en un sistema ya desprestigiado y en entredicho. En varios episodios sorprendentes, como los de contemplar al representante por Granada en el Congreso, José Antonio Rodríguez Salas, apoyando la implantación de la AESIA en La Coruña frente a nuestra provincia o la de ver cómo los dirigentes políticos de la UGR retiraban el recurso interpuesto contra la decisión del Gobierno, en un giro tan sorprendente como vergonzoso, la escena política se vio envuelta en un tongo que dejó a la opinión pública atónita.

Detrás de las cortinas de la transparencia, se reveló un intricado entramado de engaños, manipulaciones y acciones diseñadas para vulnerar la propia normativa dada, que realmente sólo ha servido, como ya hemos expresado, para socavar la confianza en el sistema. Este tongo político, orquestado con más torpeza que maestría, más por manijeros que detentan el poder, que de responsables gestores de lo público, desafía los cimientos de la democracia.

episodios sorprendentes, como los de contemplar al representante por Granada en el Congreso, José Antonio Rodríguez Salas, apoyando la implantación de la AESIA en La Coruña

Desde falsas promesas hasta una campaña mendaz, rayana en la difamación colectiva de los méritos de Granada, la trama política para adjudicar arbitrariamente la AESIA se desarrolló en la oscuridad, socavando la integridad del proceso que, cómo ha dicho el Tribunal Supremo, “nunca fue tal, porque nunca fue un concurso” sino un engaño “para el que no hacía falta vestir de un procedimiento de concurrencia competitiva”.


Mientras la sociedad granadina busca respuestas, este evento destaca la necesidad urgente de vigilancia y responsabilidad en la esfera política de Granada. El desencanto palpable subraya la importancia de restaurar la fe en la democracia y en nuestros dirigentes, que sólo podría saldarse con una adecuada rendición de cuentas para preservar la salud de nuestras instituciones y determinar la responsabilidad de quienes obraron contra Granada.

NO TE PIERDAS NADA

Sé el primero en saber cuándo saldrá nuestra revista gratuita

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.

César Girón

César Girón

César Girón es granadino, nacido y criado en el Paseo de los Tristes, a los pies de la Alhambra. Se licenció en Derecho en la Universidad de Granada, donde tiene previsto doctorarse en breve con la tesis Aspectos administrativos de una nueva organización territorial del estado de las autonomías.

Comparte esta entrada

Puede ayudar a HG con un donativo Importe voluntario