125 AÑOS

La muerte prematura de Ángel Ganivet García en 1898 dejó un vacío en la literatura y el pensamiento español.

Nacido en Granada en 1865, Ganivet fue un destacado ensayista y precursor de la Generación del 98. Su obra «Idearium español» exploró la identidad nacional y la crisis de valores en España.

A los 33 años, Ganivet puso fin a su vida en Riga, Letonia, aunque ahora está abierta la línea de investigación sobre su muerte que muchos consideran que fue resultado de un complot de los rusos contra él, cónsul de nuestro país en el lejano país del Báltico. Sea como fuere, su partida dejó un legado literario significativo y un enigma en torno a las razones de su trágica decisión, marcando un capítulo oscuro en la historia intelectual española.

En 1898, Granada era una ciudad impregnada de historia y cultura. Una ciudad anquilosada, adormecida, que se debatía entre su pasado y un futuro incierto.

La Alhambra, con su arquitectura árabe exquisita, dominaba el horizonte, como el alhambrismo seguía inspirando a artistas y creadores. El monumento era expresión de la rica herencia recibida de la historia. Las callejuelas estrechas del Albaicín ofrecían un laberinto morisco encantador de casas blancas y patios floridos. Las plazas de la ciudad, como la Plaza Nueva o la de Bibarrambla, en el corazón de la ciudad, se mostraban bulliciosas con la actividad diaria.

Sin embargo, este año en el que murió Ganivet, también marcó el fin de la Guerra Hispano-Estadounidense y el Desastre español, acontecimientos que dejaron una densa sombra sobre la ciudad y sus habitantes. A pesar de los desafíos políticos, la belleza y la tradición de Granada persistían, creando un telón de fondo único para la vida cotidiana en aquel tiempo.

A 125 años después de aquellos sucesos, Granada sigue siendo muy parecida a aquella de ciudad de 1898.

Reconocida como una joya cultural y turística aún espera una eclosión que no llega. La Alhambra sigue siendo una maravilla arquitectónica que atrae visitantes de todo el mundo. Las estrechas calles del Albaicín conservan su encanto histórico.

Aunque el tiempo ha pasado y la esencia única de Granada perdura, fusionando su rica historia con no pocos atentados que le ha traído la modernidad, puede concluirse que parece no haber cambiado.

Tomamos a Ganivet como pivote para la comparación y tras leer lo que sobre él traemos, concluyamos si ello es así.

NO TE PIERDAS NADA

Sé el primero en saber cuándo saldrá nuestra revista gratuita

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.

Redacción HG

Redacción HG

Equipo de redacción de la revista.

Comparte esta entrada

Puede ayudar a HG con un donativo Importe voluntario