Pilar Bensusan

Catedrático de Derecho Constitucional

Ahora que el alcalde socialista de León ha vuelto a retomar el derecho a una CCAA diferenciada para la Región Leonesa, es hora de que se aborde también el problema de la Región de Granada, ya que ambos territorios comparten idéntico problema territorial:
Diferencia sangrante entre territorios dentro de la misma Comunidad Autonoma (CCAA), por la recentralización feroz, la postergación… que padecen dentro de unas autonomías del tamaño de Portugal. Todo ello mayormente agravado por el trato privilegiado hacia Cataluña y País Vasco -máxime cuando el gobierno central de turno depende de unos cuantos votos y escaños independentistas-.


Castilla y León y Andalucía, son CCAA fallidas, en su extensión, configuración, pésima gestión y distintas identidades, ya que en muchos territorios de estas mega-autonomías no hay sentimiento alguno de pertenencia a la CCAA en la que, por caprichosos intereses políticos, se les incluyó.


El modelo territorial autonómico de España, sin tradición alguna en nuestra Historia, ha demostrado no sólo ser fallido, sino estar completamente obsoleto, y las diferencias territoriales cada vez se agrandan más entre sus territorios.
¿Es que Cantabria, Asturias, La Rioja o Murcia tienen más entidad regional histórica que las Regiones de Granada y León ¿Y Madrid? Qué casualidad, León y Granada son los dos únicos reinos que aparecen en el escudo de España que no tienen CCAA propia, y si hay una región con mayor historia de autonomía propia, esa es Granada.


Tras +40 años de fracaso de Andalucía, es de justicia histórica, jurídica y social que Granada pueda contar con su propia autonomía que saque a nuestro agraviado territorio de la postergación y de la alevosa usurpación institucional que padece.
A muchos de los que sí les gusta el inconstitucional referéndum catalán, no les gusta sin embargo que la Constitucion Española permita la creación de nuevas CCAA ex artículos 143 y 144, siguiendo el procedimiento preciso que prevén, y, por más que manipulen la STC 100/1984, ésta señala con absoluta claridad que puede hacerse cuando se trate de provincias “con entidad regional histórica”.
Quiénes venden España a los independentistas a cambio de la Moncloa ¿van a cuestionar mil años de Historia del Reino de Granada y nuestro derecho a una CCAA? Recuerden que Finlandia sólo existe desde 1917.


La fuerza de la verdad jurídica e histórica amparan a Granada y León para conseguir sus propias CCAA. Quienes defendemos autonomías constitucionales no somos independentistas, y los que pactan con independentistas no tienen legitimidad alguna para acallar un sentimiento con el que no han podido +40 años de sumisión a unas autonomías equivocadas.