Vuelta a lo mismo

CELSO COSTA
ABOGADO

¿CÚAL ES EL BALANCE DEL CUMPLIMIENTO POR LOS PARTIDOS POLÍTICOS CON REPRESENTACIÓN EN EL PLENO MUNICIPAL DE GRANADA DE AQUELLO QUE PROMETIERON EN SUS RESPECTIVOS PROGRAMAS ELECTORALES CON LOS QUE CONCURRIERON A LAS ELECCIONES DE 2019?

Acabamos de principiar un año nuevo que será de comicios. Los partidos políticos han comenzado a engrasar la maquinaria electoral y preparan las armas que emplearán en las varias contiendas comiciales que se avecinan. Se harán las presentaciones oficiales de candidatos (de hecho ya se han producido), se arbitrarán estrategias, se seleccionarán los integrantes de las candidaturas, que acompañarán al cabeza de lista, entre los militantes más propicios, que no los mejores, y se ordenará el bombardeo sistemático de la ciudadanía (al cuerpo de electores), con mensajes, como que se está trabajando en un programa abierto de propuestas políticas que recogerá todo cuanto le digan los ciudadanos y que será ilusionante, innovador y genuino, tanto que una vez que se presente, ningún elector en su sano juicio podrá resistirse a otorgar su confianza al partido que las propone, porque reúne ofertas que cuando se ejecuten, habrán propiciado el cambio del presente que nos copa, impulsando a la ciudad hacia un futuro magnífico, que convertirá a Granada en el paradigma de las ciudades de España y de Europa.

Programas incumplidos

¿Recuerdan lo que los partidos con representación institucional en el Ayuntamiento de la capital proponían en sus respectivos programas electorales con los que concurrieron a los comicios de mayo de 2019? Si no lo recuerdan, hagan un pequeño esfuerzo, búsquenlos en la red (se hallan fácilmente), y léanlos. A simple golpe vista comprobarán como nada, o mejor, casi absoluta y completamente nada, han conseguido de lo en ellos han prometido. Ni una sola de las actuaciones que pusieron por escrito generando un compromiso social en su logro, se ha efectuado.
Y mira que han podido, porque por el gobierno municipal de Granada, cuando concluya este mandato el próximo mes de mayo, habrán pasado por el gobierno municipal, de uno u otro modo, todos los partidos con representación en el Pleno. Unos gobernando directamente, como el PP y Ciudadanos, que lo hizo con el apoyo de VOX, y después PSOE, en extraña coalición, pero al fin y al cabo coalición, con Ciudadanos, habiéndolo posibilitado IU-Podemos con su apoyo, por la fuga de dos de los concejales del partido naranja.

Binomio: 2+2

Del primer tramo de mandato municipal, el correspondiente al pacto del 2+2, no ha quedado nada que resaltar, salvo el bochornoso espectáculo dado por los agentes políticos de PP, Cs y VOX. Nada de aquella Gran-Granada prometida por la organización de la gaviota, que entre otras cosas prometió un teleférico a la Sierra y un túnel de 5 kilómetros que aliviara el caos circulatorio (ahora defiende el metro en superficie por la ciudad haciendo cohabitar el metro con el coche), y menos aún de la Granada-Naranja y Verde, que prometieron los dirigentes del partido de los Rivera, Arrimadas, Hervías -éste de escatológico recuerdo-, o Salvador, programa del que se sepa, y pueda constatarse, solo nos ha dejado el nombramiento del Presidente del Consejo Económico y Social, el anuncio de la plantación de no se sabe bien cuantos cientos de miles de árboles para crear un cinturón verde en la ciudad, de los que al final no solo no ha venido ninguno, sino que se han talado todos los que se pudieron en las avenidas de Zaidín y de Arabial, y algunos trabajillos preparatorios de la, cacareada hasta la afonía política, Capitalidad Cultural 2030, que ni como proyecto acaba de arrancar, ni tomar forma. Ahora sí que sabemos que significa el binomio 2+2 que generaron con su pacto PP y Cs con la aquiescencia tolerante y personalista de VOX.

Sosiego motomami

La segunda parte del binomio del 2+2 que en suerte le ha tocado regir a Paco Cuenca y su equipo con el placet acomodaticio de la mitad de los ediles de Ciudadanos y el permiso de la coalición de izquierda, tampoco ha traído nada en claro para Granada. Acaso tranquilidad. Un sosiego necesario que ha posibilitado que el alcalde pueda grabar vídeos bailongos como si de un motomami se tratase y la birlada propuesta de que la Agencia Española de Supervisión de la Inteligencia Artificial, pudiera venir a instalarse en Granada. Punto y Pelota.


Nada de la “Gran-Granada del PP”, menos de la “Granada Naranja y Verde” de Cs, y tampoco, salvo buenos deseos, rien de rien del “Granada contigo funciona”, del PSOE. De las propuestas voxistas y de las de unidas-podemitas, ni les echo cuenta, aunque sí que hay que reconocer algo a estos últimos, que su portavoz, Antonio Cambril Busto, haya descubierto la triste realidad de la postergación calculada de Granada frente al centralismo partidista, principalmente sevillano, frente a lo que ha expresado reiteradamente su protesta.

A modo de conclusión

Termino concluyendo sobre lo que argumentaba al principio de esta opinión crítica. Que en este año 2023 asistiremos al repetitivo quehacer partidista para ganar las elecciones y adocenarse nuevamente sus representantes electos en los sitiales del poder retribuido, quedando las propuestas electorales que efectúen absolutamente apartadas y olvidadas hasta dentro de otros cuatro años en que vuelvan a repetir su proceder. Esta es la triste realidad que vivirá Granada una vez más. Porque la trayectoria de los partidos políticos locales tradicionales no soporta ni la más leve evaluación que pueda hacerse de su gestión, de la pasada, y de la que está por venir. De modo que como siempre: vuelta a lo mismo.

O tal vez no… esperemos que no sea así y que la presencia de otras fuerzas políticas de reciente creación ganen la confianza de la ciudadanía granadina y puedan aportar en el consistorio municipal nuevas voces, así como la perspectiva de un horizonte más nítido y transparente.

NO TE PIERDAS NADA

Sé el primero en saber cuándo saldrá nuestra revista gratuita

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.

César Girón

César Girón

César Girón es granadino, nacido y criado en el Paseo de los Tristes, a los pies de la Alhambra. Se licenció en Derecho en la Universidad de Granada, donde tiene previsto doctorarse en breve con la tesis Aspectos administrativos de una nueva organización territorial del estado de las autonomías.

Comparte esta entrada

Puede ayudar a HG con un donativo Importe voluntario